EL BOOMERANG DE LA CONFIANZA

La Confianza es un factor importante para desarrollar nuestras actividades en el mundo, necesaria para poder fluir y relacionarnos con los demás. El hecho de ser seres relacionales nos induce a construir la confianza en nuestro entorno.

LA CONFIANZA ES COMO UN BOOMERANG, si nosotros confiamos en alguien es más fácil que esa persona confíe también en nosotros. Cuando la lanzamos, normalmente nos es devuelta. En el lado opuesto se encuentra la desconfianza, que destruye las posibilidades de relacionarnos con los demás.

Generalmente nos ganamos la confianza de aquellos en quienes ponemos la nuestra. Cuando confiamos somos expansivos y decididos en nuestros proyectos, dedicamos más energía a su desarrollo que al recelo. En cambio, cuando no confiamos somos más temerosos para emprender y mirar al futuro.

El liderazgo se basa en la confianza, ya que es imprescindible para su desarrollo el poder delegar y repartir tareas y funciones.

La Confianza es la única emoción que se construye y no es innata como el amor, el miedo o la alegría. Pero para que la confianza exista, tiene tres condimentos necesarios para que sea tal:

LA SINCERIDAD: Basándonos en nuestras experiencias, juzgamos lo que nos dicen como verdad o mentira,  pero no siempre es así. A veces aceptamos rumores y opiniones de terceros como ciertos sin verificarlos, dañando dicha construcción.

LA COMPETENCIA: Juzgamos quién es o no competente para cumplir su compromiso, si es capaz de hacerlo teniendo en cuenta sus habilidades, aptitudes, etc. La buena noticia es que éste aspecto puede cambiar, todos podemos volvernos competentes.

En el ámbito de trabajo muchos desconfían, basándose en aspectos de incompetencia, cuando es aquí precisamente donde pueden haber cambios importantes de crecimiento en las personas.

LA CREDIBILIDAD Es una apreciación del pasado y una predicción del futuro. Si fuiste sincero en el pasado, hiciste bien tu trabajo, y sos constante, es probable que continúes siéndolo y que si en algún momento fallas, el error no distorsione la visión sobre ti.

El dominio o ámbito en el que se provoca o no la confianza es un aspecto importante. Tendemos a generalizar la confianza o desconfianza en una persona  en todos los dominios, cuando probablemente sea injusto hacerlo. Juan es muy impuntual, pero como amigo y confidente es una maravilla. No podemos decir en general “Yo no confío en Juan”, extendiéndolo e inhabilitando a Juan en otras competencias.

 

La confianza es una conversación de la que dependen todas las relaciones, y la desconfianza es un juicio que hacemos sobre quién promete declarando que  carece de sinceridad y/o competencia y que por lo tanto no podemos asegurar el cumplimiento de sus promesas.

Comments are closed.